Sharing is caring!

Tengo la esperanza de ser feliz ¿es una aseveración o una pregunta?

Entre los libros de la biblioteca que suelo frecuentar, encontré uno que atrajo mi atención inmediatamente por su titulo «La felicidad desesperadamente».  Se trata de una obra maestra del filosofo francés André Comte-Sponville (Ed. Paidós Esenciales, 2018), un libro que me atrevo a recomendar.

Con maestría el autor introduce citas que luego analiza con lógica impecable, algunas de estas citas contienen tal poder, que bastaría una sola para escribir muchas entradas en mi blog, pero no sería justo para el lector, puesto que la belleza de la filosofía es revelar verdades sin mas palabras que las necesarias para enunciarlas.

A continuación una selección de las citas que más me impresionaron,  con esto intento mostrar la magnífica concatenación de ideas de André. 

«¿Qué nos falta para ser felices cuando lo tenemos todo para serlo y no lo somos? Lo que nos falta …. es saber vivir, pero no en el sentido de la urbanidad o la corrección del saber estar, sino en el sentido profundo de la expresión, en el sentido en que Montaigne afirma que no hay “ciencia tan ardua como saber vivir esta vida bien y naturalmente …” » 

«Tenemos un deseo de felicidad. Esta es la idea de Pascal: todo ser humano desea ser feliz, inclusive el que va a ahorcarse. Se ahorca precisamente para escapar de la desgracia; y escapar de la desgracia es acercarse aún más, al menos tanto como puede, a una cierta felicidad, aunque sea negativa o la misma nada … pretender escapar mediante la muerte o el ascetismo es permanecer sometido.» 

«Porque el deseo es carencia, y en la medida en que es carencia, la felicidad se nos escapa necesariamente. Es lo que llamo «las trampas de la esperanza», siendo la esperanza la carencia misma.» 

«¿Qué es la esperanza? Es un deseo que se refiere a lo que no tenemos (a una carencia), del que ignoramos si será satisfecho (no se tiene conocimiento), y cuya satisfacción no depende de nosotros (no hay acción posible)…»  

«Por lo tanto, lo que sabemos es que la felicidad es desesperante … Dicho de otro modo, la desesperación en el sentido que lo tomo, no es un extremo de la desgracia o el abatimiento suicida. Es mas bien lo contrario: tomo la palabra en el sentido literal, casi etimológico, para designar el grado cero de la esperanza, la pura y simple ausencia de esperanza.» 

«Algunos años después de la publicación de la primera edición de este libro, al hojear a Chamfort, encontré casualmente una idea que creía mía: «La esperanza no es más que un charlatán que nos engaña sin cesar; y en mi caso la felicidad sólo empezó cuando la había perdido» 

« Estas palabras son de Jules Renard  «No deseo nada del pasado. Ya no cuento con el futuro. El presente me basta. Soy un hombre feliz, pues he renunciado a la felicidad» ¿renunciar a la felicidad? Es la única forma de vivirla: ¡dejar de esperarla!» 

Y me permito añadir ¡Dejar de buscarla!, puesto que buscarla solo tiene como sustento la esperanza. Aunque este mensaje no resulta nuevo para muchos, aun así me sorprende que en google «buscando la felicidad» muestre más de 33 millones de resultados. 

Hasta pronto!

 

 

Suscríbete al Blog

shares