Sharing is caring!

En Tropezar con la felicidad (ed. Ariel 2006), Daniel Gilbert nos invita a reflexionar a través de una serie de investigaciones científicas y psicológicas sobre qué es la felicidad y por qué los seres humanos tenemos la capacidad de buscarla pero no de encontrarla de una manera sencilla. 

Pensar en el futuro

En el primer capitulo Gilbert nos dice que, los seres humanos somos los únicos animales capaces de pensar en el futuro, aunque algunos animales actúen como si tuviesen la capacidad de proyectarse en el tiempo. El autor sostiene que el ser humano es el único animal que reflexiona sobre el futuro.

La diferencia es que los humanos pensamos en el futuro de una manera que “ningún otro animal puede, ni ha hecho, y este acto simple, constante y corriente, es un rasgo único de nuestra humanidad”. Concretamente, el cerebro humano tiene la capacidad de imaginar acontecimientos y objetos que no existen en la realidad; y esta habilidad es la que nos permite pensar en el futuro y proyectarnos a través del tiempo. 

De hecho,  nuestro cerebro es una “máquina de anticipación” y “crear futuro” es la acción más importante que ejecuta.

El preocupante futuro

Vamos a reflexionar brevemente sobre la capacidad de «crear futuro». Esta cualidad única nos permite planear la mejor manera de resolver algún impedimento anticipadamente, pero el problema surge cuando la probabilidad de no conseguirlo da paso al miedo a perder el control, entonces la mente repite a sí misma una y otra vez creando nuevos futuros o escenarios probables, en un bucle infinito. A esto llamamos preocupación y es una de las causas más frecuentes del temido estrés, que disparará la cadena de eventos corporales asociados al mecanismo conocido de  «huida – defensa».

Dicho esto, te propongo una manera sencilla y a tu alcance para reducir el estrés y sus nocivos efectos practicando esta técnica: Acomódate en un lugar seguro y tranquilo ya sea sentado o con las piernas cruzadas, cierra los ojos (esto reduce los estímulos en la corteza pre frontal) y respira a tu gusto y placer. Continua y  lleva tu atención a los futuros que estas creando mentalmente (las preocupaciones) y sumérgete en ellas, pero sin perder el ancla de tu respiración. Es decir tu atención está sobre las preocupaciones pero tu cuerpo te recuerda que estas en aquel lugar seguro y tranquilo en el presente. Cuando vuelvas a abrir los ojos verás que todo aquello que te preocupa de momento es ilusorio, lo más importante es que tu mente aprenderá a no reaccionar frente a la preocupación como si de una amenaza real se tratase.

Recuerda lo más importante de esta técnica está en NO REACCIONAR, es simplemente no hacer nada frente a los «futuros que creaste» , solo debes mantener el ancla en tu presente, al abrir los ojos comprobarás que todo ese mundo fantástico de preocupaciones … aun no existe y puede que no exista, y lo mas probable es que sea diferente de como lo creaste en tu imaginación.

Practicando esto conseguirás que tu mente aprenda a no reaccionar bruscamente frente a las preocupaciones, así de simple. Menos reacción represará menos estrés.

¡Felicidades!, has empezado tu practica de Meditanat.

Suscríbete al Blog

shares